jueves, 5 de febrero de 2009

Extrañamiento

Hubiese querido aferrarme a su pecho cuando aun podía,
pensar que tuvimos algo único, algo intenso, algo bueno; a decir verdad,
eso lo dudo...




Supimos que era el amor con tan solo conocernos y a pesar y mi pesar
que nunca nos besamos planeo escaparme contigo.
Sé que un poco de locura no caería mal a mi vida, ¡vamos! que nadie
niegue que nunca idealizó a una persona, idealizó al amor y eso me pasó contigo.
Tantas veces Tú, tu mirada esquiva, tu sonrisa que aún guardo en tu fotografia,
tus palabras, tus caricias que nunca se dieron, que nunca llegaron por la distancia.

Te recuerdo, lo sabes, sé que lo sabes pero parte de ti ya no soy más y no es por mi. No planeo culparte por lo que pasó o aclarando, no ocurrió. Bastan leer tus cartas, aquellas conversaciones que tuvimos; al menos miente y dime que tu amaste esos momentos como yo a ti. Trato de soñarte, de verte en mi mente y ahi vas Tú, siempre en silencio, siempre como te recuerdo y, ¿qué será de ti? No miento al confesarte que necesito saber que es de tu vida, me pregunto si me recuerdas, si piensas en mi, acaso aún sales por las noches esperando una nueva diversión o te quedas en casa escuchando aquellas canciones nuestras que, sin explicación alguna, el tiempo se las llevó.

2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Cosas que pasamos entre los vericuetos del amor.
Me gustó lo que escribes, sobre todo alguno de tus poemas.
Fuerza y mucha fe en todo!
Nos leemos.

Un abrazo...

VERDE dijo...

Enamorarse del amor.