domingo, 7 de marzo de 2010

No, no era una noche de luna llena

Y saboree luego de mucho tiempo tus delgados labios
mientras siluetas de caminantes nos miraban sin disimulo
cuando los tímidos besos se daban y el aliento te robaba.




Caricias torpes en mi rostro sentía, recordando cuanto lo adoraba;
añoraba sentir tus dedos recorriendo mi mejilla,
reirnos del momento y del sentimiento,
no, no era una noche de luna llena
pero cuanto te adoraba.

Me sentía una tonta por la discusión que había ocasionado
el aceptar un error no es propio del humano
¿Y si fuera alguien superior?
no, no era la típica escena de amor
pero cuanto te amaba

En un abrazo simulando amistad nuestra noche debe acabar,
para más besos ya habrá otra oportunidad
¿Y si lo divulgamos?
no, nuestra relación nunca fue del todo aceptada
pero... ¿Cuantos años ya llevamos?

4 comentarios:

Estefanía dijo...

Me gusta como escribes. Imagino que debe ser frustrante vivir la historia en carne propia. No podría amar a alguien y no expresarlo libremente. Simplemente, no podría. Me rebelaría o sacaría de mi vida a esa persona de raíz. Aunque en algún momento probablemente hubiera pensado en disfrutar aquellos pequeños instantes a escondidas pensando que sería feliz. A la larga no lo hubiera sido. Espero que escribas más.

Nahuel dijo...

mm m.. me gusto esta entrada, me veras seguido por aqui /si no hay molestias/ suerte y cuando quieras te espero por mi blog..

Anónimo dijo...

HAY PAMELA INES, EL SUFRIR ES BUENO COMO MAXIMO UNA SEMANA SEMANAS ENTRAS EN CRISIS, Y EN UN MES TE MUERES....
TE INVITO QUE PASES A MI CONSULTORIO DEL CORAZON, AMIGA SALUDOS Y BESOS......

tu amigo el MARINO DESCONOCIDO

Pamela Caballero dijo...

Gracias estefy por el comentario, de hecho que debe ser frustrante que alguien lo viva, aunque debo reconocer que son los pequeños instantes lo que hacen que valga la pena ;)