lunes, 8 de mayo de 2017

Al otro lado de la cama

Debe ser la sonrisa que se me escapó
mientras recordaba nuestra última conversación,
lo que me deja pensando
soñando
y claro, me va delatando...

No, no son detalles los que te voy demostrando,
ni ojos tristes los que observan, como testigo, tu partida al lado de otra compañia,
no hay deseo oculto en cada despedida
ni tentación por encender
el fuego interno de mi cuerpo
cuando te siento entre mis brazos,

no te culpo ni te juzgo,
cómo podrías saberlo
si me encargo de reforzar
aquel muro invisible
que evidencia
la distancia que nos separa

así pasa el día
y así transcurre mi noche en vela,
dibujándote en mi mente
descubriéndome sonriendote
al aire,
a los minutos
a los sueños que otros han alcanzado
mientras el anhelo permanente
por acariciar y besar tu rostro
es el obsequio diario que te ofrezco
mirando la luna desde mi cuarto
deseando intensamente,
en este fría noche,
tu presencia
al otro lado de la cama.

jueves, 2 de marzo de 2017

Tierno corazón

Pero su actuar me confunde,
lo admito,
es tan extraña su forma de tratarme
de acercarse e incluso,
de alejarse
verdad oculta tras una sonrisa,
incluso hoy,
que el sentimiento es incipiente,
amenaza colarse,
entre el silencio que separa los cuerpos
y mi deseo tímido por sostener su mano,

así es mi manera de abordarle,
de pensarle e incluso,
ilusionarme,
una pausa,
es preciso recobrar la calma,
ir paso a paso
mientras sus sueños alimentan mis días,
proyectos confesados
sea de noche o de día,
y basta aquello
para entender el temor detrás
de la distancia que nos separa,
y del anhelo secreto por descubrir en otro,
tierno corazón como el que a ti
te caracteriza.

viernes, 3 de febrero de 2017

A su lado


Ella lo sabe,
sí, definitivamente lo sabe,
es el anhelo presente
y causante de pensamientos
que ilusionan el alma
pero que resultan absurdos
cuando de despertar se trata.
Es mi prisión diaria y voluntaria
que acepto sin protesta alguna,
tan sólo para mirarla,
en sus alegrías y quejas,
gritos y calma,
mientras habla y calla,
cuando me mira
y observa que la veo,
los nervios,
su cabello,
mi silencio,
sus delicadas manos;
para besarla y cuidarla siempre,
en la fragilidad que nunca da a mostrar,
en las tardes de verano
donde, más que nunca,
a su lado quiero estar.

martes, 31 de enero de 2017

Cuando sonríe

Díganle que yo soy feliz con verla sonreír
no lo hace seguido,
no es para cualquiera,
un escudo la acompaña
barrera imposible de atravesar, puedes pensar,
¿Qué importancia tiene ya?

El punto es que la vi sonreír
y mi felicidad se incrementa,
con calma,
hay que tomar todo con calma
si de ella se trata,
una locura
¿Que importancia tiene ya?

Un día de estos mi sentir
le pienso expresar
y no importará más,
incluso, siendo el adiós a la oscuridad de sus ojos
aferrada al recuerdo de su rostro
y a la luz que me regaló
en cada ocasión que me sonrió.